Mi memoria del 26 de mayo de 2013
Por Rodrigo Cardoso
24 May, 2024

América y Cruz Azul definirán una nueva final en el Estadio Azteca, y quiero aprovechar la ocasión para tomarme la libertad de escribir algo más personal. Quiero contarles cómo viví aquélla final del 26 de mayo de 2013, la más dramática en la historia del futbol mexicano, por qué es tan especial para mi y por qué la recordaré toda mi vida.

En ese momento, yo me encontraba fuera del país estudiando, y por cuestiones de diferencia de horario, a veces era complicado ver los partidos. Sin embargo, cuando jugaban a una hora decente hacía el esfuerzo por verlos. Ese equipo de Miguel Herrera jugaba realmente bien, por lo que valía la pena desvelarse. A pesar de estar del otro lado del mundo, ver al América me acercaba un poco a México y hacía más llevaderos los momentos de soledad.

El juego de ida no lo vi porque el horario no me acomodaba, fue viernes a las 2:00 am allá donde estaba, pero el de vuelta por nada del mundo iba a perdérmelo. Puse mi alarma para levantarme a ver el juego, eran las 2 de la mañana ya del lunes cuando inició el partido, y afortunadamente ese día no hubo clases porque era feriado.

El América estaba resurgiendo después del horrible periodo 2008 – 2011, sin duda la peor época en la historia del club, y volvía a una final después de seis años, lo cual ya era motivo suficiente para no perdérsela.

Sin embargo, lo que hacía a esa final verdaderamente especial es que era contra Cruz Azul. Yo crecí leyendo, escuchando y viendo videos de la gloriosa época de los 80’s en la que las Águilas le ganaron finales a sus grandes rivales: Pumas, Chivas y Cruz Azul, pero nunca lo había vivido. Hasta ese momento, yo sólo había visto al América jugar finales contra Necaxa, Tecos y Pachuca, pero un clásico en una final era algo nuevo para mi. Por fin iba a vivir con mis propios ojos todo aquéllo de lo que sólo me habían contado: una final entre dos equipos grandes, como mandan los cánones.

Cruz Azul ganó la ida 1-0 y la vuelta no pudo empezar peor: al minuto 14 Jesús Molina fue expulsado y al 20′, Cruz Azul anotó. 0-2 abajo con un jugador menos. No les voy a mentir, en ese momento me convertí en el Tano Pasman.

Estaba viendo el partido en mi computadora. La conexión no era muy buena e iba atrasada unos minutos, por lo que apagué el Wi-Fi del teléfono y todas las notificaciones, pues no quería leer ni escuchar nada antes de que pasara en mi transmisión. Sólo recuerdo que al medio tiempo abrí rápido los mensajes y escribí en mis redes sociales “Vamos América, el partido aún no termina”. Alguien comentó “ya mejor duérmete Rodrigo” y le respondí “Todavía no”.

Llamé a mi papá para preguntarle sus impresiones del partido. Él, siempre optimista, estaba seguro de que el América iba a empatar. Terminamos de hablar y otra vez a desconectarme. Eran ya las 3 de la mañana.

Pasaban los minutos en el segundo tiempo y empecé a ver la cosa complicada. En algún momento pensé “pinche Cruz Azul, 15 años sin ser campeón y vienen a ganarnos en el Azteca.” Además acababan de ganar la Copa MX eliminando al América también en el Azteca, entonces les estábamos dando el doblete. Una pesadilla, y yo sufriendo solo en una noche lluviosa, aquí y allá.

Sin embargo, mi semblante cambió cuando Teófilo Gutiérrez falló esa jugada. “Eso es una señal, el América va a ser campeón”, me dije a mí mismo. Cada vez que escuchó que la suerte no existe, pienso en esta jugada. El América simple y sencillamente tuvo muchísima suerte de que el partido no se definiera ahí.

Cuando por fin cayó el gol de Aquivaldo Mosquera al minuto 88, no lo festejé tanto porque evidentemente no alcanzaba con un solo gol. De hecho, hasta pensé “ni lo hubiéramos metido, me va a dar más coraje quedarme a un gol que a dos”.

Y entonces, en el minuto 92:23, apareció Moisés Muñoz.

Obviamente quería gritarlo con todo pero tuve que contenerme. Eran casi las cuatro de la mañana e iba a despertar a los árabes y nigerianos con los que compartía piso y armar una escena. De hecho, cuando conocí a uno de esos árabes, Ahmed, y le dije que era mexicano, lo primero que me dijo fue “¡Cuauhtémoc Blanco! De niño tenía un Play Station y jugaba con México nada más por él”. Nos hicimos amigos inmediatamente, obviamente. También había uno de Zambia, Jo, que conocía al América por Kalusha Bwalya. Pocas cosas en el mundo son tan universales como el futbol.

Paradójicamente, diría que el de Muñoz es el gol que más he festejado pero el que menos he gritado. Creo que es también el gol del América que más me ha emocionado, junto con el tiro libre de Cuauhtémoc en la final contra Pachuca en 2007.

Llegaron los penales, pero ya en ese momento sabía que el América iba a ganarlo. Estaban con la confianza a tope y había buenos tiradores: Raúl Jiménez, Chucho Benítez y Osvaldo Martínez. Además, otra vez apareció Muñoz atajando el primer penal.

¿Y quién tiró el penal que le dio el título al América?

Miguel Arturo Layún Prado.

El jugador más cuestionado, criticado y hasta objeto de memes (me declaro culpable), anotó el gol que le dio el título al América después de una sequía de ocho años. Lo más Layunesco de todo es que ni le pegó bien al balón, se resbaló. Incluso un buen amigo en Twitter profetizó que el veracruzano anotaría el gol del gane.

La historia de redención de Layún es digna de una película.

Eran las 5 de la mañana, ya estaba saliendo el sol y prácticamente no había dormido, pero valió la pena. Fueron tantas emociones que hasta acabé llorando: pasé de la angustia y la desolación a la esperanza y el éxtasis. Y todo, estando solo, sin tener a quien abrazar para gritar esos goles y festejar ese triunfo. Cuando estás tan lejos, buscas cosas que te acerquen un poco a casa, y por eso, esa final, la más épica en la historia del futbol mexicano, es tan especial para mi. Por eso ese partido lo voy a recordar toda mi vida.

2 Comentarios

  1. Marisela Cardoso Garcia

    Mi querido Ro, leer esas líneas, me transmitiste todas esas emociones que te causo esa final, hasta un par de lágrimas salieron… gracias por compartir 😊 un abrazo 🤗 Ro

    Responder
    • Rodrigo Cardoso

      Muchas gracias por tus palabras, las aprecio mucho. Qué bueno que te gustó.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Interesantes

El ranking de clubes de la UEFA, explicado

El ranking de clubes de la UEFA, explicado

La UEFA acaba de actualizar el ranking de clubes y como siempre, hay polémica. El Real Madrid, reciente campeón de la Champions League y ganador de dos de las últimas tres ediciones, está segundo detrás del Manchester City. ¡¿Cómo es posible eso?! Como esto suena a...

La generación dorada de Bélgica sí cumplió

La generación dorada de Bélgica sí cumplió

Bélgica ha sido eliminada de la Euro y con ello, parece que se fue la última oportunidad de la llamada "generación dorada" de ganar un título. Entre 2014 y 2024, Los Diablos Rojos reunieron a jugadores de muchísimo talento como Eden Hazard, Kevin de Bruyne, Thibaut...

Larga vida a la eliminación directa

Larga vida a la eliminación directa

Quedaron definidos los enfrentamientos de octavos de final y el camino hasta la final en la Euro, donde lo que más llama la atención es lo "desbalanceado" que quedaron las llaves y la fortuna con la que corrió cada equipo. España ganó el "grupo de la muerte" venciendo...

FIFA works in mysterious ways

FIFA works in mysterious ways

For some strange reason, FIFA has decided to publish their new ranking when the Euros and OFC Nations Cup are already underway, which is odd, but we know FIFA works in mysterious ways, which always complicates staying up to date with this table. However, after some...