Sir Alex Ferguson vs Real Madrid
Por Rodrigo Cardoso
8 Sep, 2020

Los duelos entre el Manchester United de Sir Alex Ferguson y el Real Madrid fueron pocos, pero todos memorables: el primero de ellos fue en los cuartos de final de la Champions League del 2000 con el Manchester United como campeón defensor, donde Fernando Redondo nos deleitó con un autopase de taquito de antología. En esa misma instancia en 2003, Ronaldo salió aplaudido del “Teatro de los sueños” tras anotar tres goles y evitar que el United continuara su camino rumbo a jugar la final en su propio estadio. El último de ellos fue en los octavos de final de 2013, cuando el Real Madrid se impuso en el regreso de Cristiano Ronaldo a Old Trafford.

Fuera del campo también tuvieron duelos. A lo largo de los años, Sir Alex estuvo en conflicto con el club español, quienes constantemente querían llevarse a sus figuras. Muchos de ellos finalmente terminaron vistiendo la playera blanca; sin embargo, no fue cuando el Real Madrid quiso, sino cuando Ferguson lo permitió. En otros casos, el escocés movió sus piezas y evitó que sus jugadores aterrizaran en el Bernabéu.

DAVID BECKHAM

David Beckham fue quizás el primer jugador en la era moderna de la mercadotecnia cuyo objetivo era ser conocido más allá del juego. Ya había comenzado a ser absorbido por los medios y agencias publicitarias, y había llegado al punto en el que su estatus de celebridad más allá del fútbol hizo sentir incómodo a Ferguson.

“Beckham comenzaba a tener otros intereses, lo cual no es malo” comenta el entrenador. “El problema es cuando descuidas el fútbol. Si eres un hombre de fútbol, no puedes dejarlo por otra cosa”. Esto, según Ferguson, propició una baja en su rendimiento con el Manchester United.

En la temporada 2002-03, Ferguson y su cuerpo técnico notaron la baja de juego de Beckham y también escucharon rumores de un interés mutuo entre el Real Madrid y el jugador. La situación estalló después de un partido de FA Cup ante el Arsenal que el United perdió 2-0.

En aquél partido, Beckham no hizo el recorrido defensivo que debía hacer para cubrir a Edu. El jugador del Arsenal avanzó solo y de ahí se originó el segundo gol de los Gunners, el cual selló la derrota y eliminación del United. En el vestidor, Ferguson estaba furioso con Beckham y al acercarse al jugador, en su enojo pateó un zapato que estaba atravesado en el piso, el cual golpeó en la cara a Beckham. No era su intención agredirlo, pero en el calor del momento, Beckham se levantó a encarar a Ferguson y los otros jugadores tuvieron que intervenir para detenerlo. “Has decepcionado a tu equipo” le dijo el escocés.

Beckham con la famosa cicatriz.

Al día siguiente, Beckham y Ferguson se reunieron, pero el jugador no aceptó su responsabilidad por lo ocurrido en el partido. “Para ese momento, creo que David pensaba que ya no tenía necesidad de colaborar defensivamente” dice Ferguson. En ese momento, el escocés decidió que Beckham tenía que irse.

“Beckham pensó que era más grande que Alex Ferguson, y en el momento en el que un jugador piensa que es más grande que el entrenador, tiene que irse” explica Ferguson. “El nombre del entrenador es irrelevante. No importa si es Alex Ferguson o Peter el plomero. Lo que importa es la autoridad. Un entrenador no puede permitirse que los jugadores tomen el control del vestidor”.

Luego vino el encuentro en cuartos de final de la Champions League ante el Real Madrid. Según Ferguson, Beckham parecía muy interesado en saludar a los jugadores del equipo blanco. A pesar de que Beckham fue titular y jugó todo el partido, el United cayó 3-1 en la ida en el Bernabeú.

Para la vuelta, Ferguson decidió no iniciar con Beckham, argumentando que Solskjær se encontraba en mejor forma, lo cual evidentemente molestó al jugador inglés. Beckham ingresó al campo al minuto 63 y anotó dos goles (uno con el sello de la casa: de tiro libre) con los que el United ganó el juego 4-3, pero no fue suficiente para evitar la eliminación. En ese partido, Beckham agradeció al público su apoyo pero se sintió como si estuviera despidiéndose de Old Trafford.

La situación parecía inevitable. “Sabíamos que había habido diálogo entre el Real Madrid y su agente” dice Ferguson, por lo que, cuando el club blanco llamó formalmente al final de la temporada, no se mostró sorprendido. “Queremos 25 millones, no se va por menos de eso” les contestó Ferguson cuando entró la llamada. Para las cifras que se pagan en estos días, eso no suena muy alto, pero en aquélla época lo era. Para ponerlo en contexto, la cifra más alta pagada por un jugador del Manchester United hasta ese momento era de 12.5 millones, que pagó la Lazio por Jaap Stam, por lo que 25 sonaban suficientes para evitar que se lo llevaran. Finalmente, tras tres semanas de negociación, la cifra quedó en 24.5 millones más bonos, convirtiendo a Beckham en la venta más cara en la historia del club.

Beckham, al igual que Giggs y Scholes, eran jugadores de clase mundial. Eran algo especial, dice Ferguson. Sin embargo, no puede ocultar su decepción por el camino que tomó Beckham. “Cuando llegó al club, estaba loco por el fútbol, no dejaba de entrenar e ir al gimnasio. Era un jugador de gran talento y sacrificio para subir y bajar, pero cambió porque él quiso. En algún momento quitó sus ojos fútbol, lo cual es una pena porque pudo haber sido una de las grandes leyendas del Manchester United”.

Beckham en su presentación con el Real Madrid.

GABRIEL HEINZE

La relación entre Ferguson y Heinze fue corta, pero tormentosa. El argentino llegó al equipo en 2004 pero Ferguson no tardó en buscar un reemplazo. “Era un ganador absoluto, podía jugar como central o lateral, pero era igualmente despiadado. Patería a su abuela” dice el entrenador.

“Heinze y su agente tenían una mentalidad de mercenario y siempre tuve la sensación de que todo el tiempo estaban pensando en su siguiente destino. Después de un año quería irse” continúa Ferguson. En septiembre de 2005, antes de un partido de Champions League ante el Villarreal, el agente de Heinze le dijo a Ferguson que el jugador quería marcharse.

Para su mala fortuna, en ese partido se rompió los ligamentos. “Le tuvimos paciencia, le ayudamos con todo en la rehabilitación e incluso lo dejamos hacerla en España” dice Ferguson. Sin embargo, cuando volvió, inmediatamente pidió un nuevo contrato exigiendo que se le duplicara el sueldo. En ese momento, Ferguson decidió que estarían mejor sin él y lo dejaría ir.

El problema es que Heinze quería ir al Liverpool y ellos se habían interesado por él. Ferguson le explicó que históricamente estos dos clubes no se venden jugadores debido a su rivalidad. Sin embargo, Heinze estaba tan empeñado en ir allá que contrató abogados y la discusión terminó con una reunión en Londres en la que la Premier League le dio la razón al Manchester United.

El plan de Heinze y su gente era que el Crystal Palace lo comprara y después lo vendieran al Liverpool en un intento de suavizar la transferencia y no ir directamente de uno a otro, pero la evidencia estaba a favor del equipo de Ferguson. Así, apareció el Real Madrid en escena, quienes estaban al pendiente de los movimientos del jugador y Ferguson, para evitar cualquier problema, simplemente lo dejó ir. En su lugar llegó Patrice Evra, quien, como veremos más adelante, también fue objetivo del Real Madrid.

RUUD VAN NISTELROOY

Ruud Van Nistelrooy fue uno de los mejores delanteros que tuvo el Manchester United a inicios del Siglo XXI. En su primera temporada en 2001-02, anotó 36 goles, de los cuales 23 fueron en la liga que sirvieron para terminar segundo en la tabla de goleo sólo un gol detrás de Thierry Henry.

En su segunda temporada, Van Nistelrooy firmó un contrato donde pidió una cláusula de resición que le permitiera irse al Real Madrid si ofrecían una determinada suma. Ferguson dudó en aceptar. “Si no le concedíamos eso, se iría y perderíamos a un gran goleador, pero si lo hacíamos, él tendría el control en futuras negociaciones”. Finalmente, Ferguson aceptó corriendo el riesgo de perderlo. “Sería una pena perderlo porque sus números son fantásticos. Es uno de los grandes goleadores de este club” reconoció el entrenador.

Tras la experiencia de Beckham, quien se fue por 24.5 millones, la cláusula de Van Nistelrooy se fijó en 35 millones de libras, lo cual pensaron que detendría a cualquiera que intentara acercarse, incluso el Real Madrid. El razonamiento de Ferguson era: “si vuelven por él el próximo año y pagan los 35 millones, habremos duplicado el dinero que pagamos por él” pues habían pagado 19 millones al PSV por sus servicios. “Si no vienen por él, lo aprovecharemos otros cuatro años, que son los mejores de su carrera, y para cuando termine su contrato tendrá 30 años. Entonces lo vendemos.”

Sin embargo, después de perder la final de la FA Cup 2005 contra el Arsenal, Ruud expresó su deseo de irse porque creía que el equipo se había estancado y que no podrían ganar la Champions League pronto. El club acababa de contratar a Wayne Rooney y Cristiano Ronaldo; Ferguson quería reconstruir el equipo alrdedor de ellos y le explicó a Ruud, qué el, como jugador de experiencia podría guiarlos, pero él no estaba dispuesto a esperar.

Van Nistelrooy empezó a tener dificultades con varios miembros del equipo, incluido Gary Neville, Cristiano Ronaldo y el asistente Carlos Queiroz. Su comportamiento, según Ferguson, era inusual, pero entiende que había una razón: sabía que el Real Madrid lo estaba buscando y él estaba buscando la manera de forzar su salida.

El Manchester United sabía que el Real Madrid de entrada no estaba dispuesto a pagar tanto y creen que por eso Ruud comenzó a comportarse así. El neerlandés sabía que si el Madrid ponía en la mesa el dinero, el United no podía negarse, pero como la oferta no era suficiente, pensó que si forzaba su salida, el club accedería a venderlo por un precio más bajo. “Era una idea ridícula” dijo Ferguson.

Ferguson evitó que Van Nistelrooy se fuera ese año, pero la relación no mejoró. En la siguiente temporada, el United llegó a la final de la Carling Cup. Louis Saha había sido titular en el torneo, por lo que consideró que no era justo dejarlo fuera en la final. “Tal vez te meta un rato” le dijo Sir Alex a Ruud.

El United dominaba el juego con tranquilidad pero Ferguson cambió de opinión. Le quedaban dos cambios y decidió meter a sus dos fichajes más recientes, Nemanja Vidić y Patrice Evra, “para que sientan lo que es ganar algo con el Manchester United”. Ruud lo volteó a ver y le dijo “hijo de …”, lo que inició una discusión en la banca. De ahí en adelante, la relación entre Ruud y el resto del equipo se fue para abajo. “No entiendo por qué cambio. ¿Se comportó así para forzar su salida? Eso no lo deja bien parado con nadie dentro del club” reflexiona Ferguson.

Al final de la temporada, el Real Madrid finalmente aceptó pagar los 35 millones y Van Nistelrooy tomó rumbo al Santiago Bernabéu, donde ganó dos ligas y un Pichichi. Años después, Ruud llamó a Ferguson para disculparse por su comportamiento. “Me gusta la gente que sabe disculparse, admiro eso” le dijo Ferguson. “En el mundo actual, la gente a veces se olvida de que existe la palaba perdón. Es bueno saber que hay gente que aún después de mucho tiempo puede tomar el teléfono y decir ‘me equivoqué, lo siento’”.

Beckham y Rooney, juntos de nuevo en el Real Madrid.

CRISTIANO RONALDO

“El Real Madrid pagó 80 millones en efectivo por Cristiano. ¿Saben por qué? Era la forma en la que su presidente, Florentino Pérez, le decía al mundo ‘somos el Real Madrid y somos los más grandes aquí’. Era una declaración de que estaban dispuestos a obtener a los mejores jugadores del mundo”. Así se expresa Ferguson de la que en ese momento, era la transferencia más cara de la historia.

Cristiano cambió Old Trafford por el Santiago Bernabéu en 2009, pero el Real Madrid había intentado llevárselo desde un año antes. Ramón Calderón, entonces presidente del club blanco, dijo que un día, Cristiano sería jugador del Real Madrid. Ferguson sabía, tras las experiencias de Van Nistelrooy y Beckham, que no podrían retenerlo si el Madrid llegaba con una oferta insuperable, ni podían bloquear el deseo del jugador de regresar a la península ibérica para vestir la famosa playera blanca de Di Stéfano y Zidane.

“¿Cuánto tiempo más a vamos a poder tenerlo aquí?” era la pregunta que Ferguson y su cuerpo técnico se hacían. Cuando Cristiano llegó en 2004 no existía preocupación inmediata por perderlo, pues era muy joven y no tenía los reflectores encima. “Si lo tenemos cinco años, será un éxito” le decía su asistente Queiroz. “No hay casos de jugadores portugueses que lleguen a Inglaterra tan jóvenes y se mantengan tanto tiempo”.

Para 2008, Cristiano ya era una súper estrella: había ganado la Champions League, dos títulos de Premier League y terminaría ganando el Balón de Oro al final del año. Ferguson sabía que irremediablemente vendrían por él.

Cuando las posibilidades de perderlo aumentaron en ese verano de 2008, Ferguson, junto con Queiroz, hicieron un trato con Cristiano. El jugador quería irse y Ferguson viajó hasta Portugal para decirle “no puedo dejarte ir este año, no después de la forma en la que Calderón ha manejado la situación. Sé que quieres ir al Real Madrid, pero te dispararía antes que venderte a Calderón ahora mismo. Si juegas bien, no causas problemas y alguien llega ofreciendo una suma récord, te dejaremos ir”. El contrato de Cristiano entonces incluyó una cláusula de resición de 75 millones de libras, lo que lo convertiría en el jugador más caro de la historia.

Ferguson debía calmar a Cristiano y de paso, hacerle saber al Real Madrid que no sería fácil quitarle a su máxima estrella. La razón por la que no lo dejó ir fue Calderón, quien supuestamente había contactado al jugador desde finales del 2007. “Si te dejo ir, perderé mi honor y todo lo que eso conlleva, así que no me importa si tengo que mandarte a la tribuna. Sé que no habrá necesidad de eso, pero te digo que no te vas este año” fueron las palabras de Ferguson al astro portugués.

Con su profesionalismo y quizás alimentado por su deseo de jugar en el Real Madrid, Cristiano no decepcionó. Esa temporada anotó 26 goles, ayudó al United a ganar la liga por tercer año consecutivo y a llegar nuevamente a la final de la Champions League, aunque perdieron ante el Barcelona. Ferguson cumplió su parte del trato y Cristiano se puso la playera blanca.

Al final, Ferguson logró tener a Cristiano seis años -uno más de lo esperado-, en los que en total anotó 118 goles y ganó tres títulos de Premier League, una Champions League, una FA Cup, dos Carling Cup, un Mundial de Clubes y un Community Shield. Lo compraron en 12 millones de libras y lo vendieron en 80. “Considero eso una buena inversión” reconoce Sir Alex.

El Bernabéu lleno para la presentación de Cristiano.

No fue la única ni la primera vez que el Madrid intentó llevarse a Cristiano. Cuando aún jugaba en el Sporting, Ferguson lo vio e inmediatamente pensó en llevarlo a Inglaterra. El equipo portugués les permitió hablar con Cristiano pero les dijo que el Real Madrid estaba observándolo y estaban ofreciendo 8 millones por él. “Nosotros te damos 9” le dijo Ferguson, quien tomó ventaja del acuerdo deportivo entre el Sporting y el United, en el cual intercambiaban entrenadores y reportes de visorías. Fue así como el Manchester United le ganó la carrera al Real Madrid y a tantos otros por la joven figura de Portugal.

PATRICE EVRA

El último jugador en discordia entre el Real Madrid y Alex Ferguson fue Patrice Evra. En 2010, José Mourinho llegó al equipo merengue e intentó llevarse al defensa francés, pero esta vez, Ferguson no lo permitiría.

Evra fue un objetivo de Mourinho para el Real Madrid.

El Madrid había tocado nuevamente la puerta del Manchester United con una jugosa oferta que Evra estaba dispuesto a aceptar, pues estaba cerca de terminar su contrato con el United. “Jefe, ficharé por el Madrid” dijo el francés. Ferguson le respondió “puedes hacer lo que quieras, pero no te vas”. Los jugadores venían regresando del Mundial -en el que Evra participó- y Ferguson le dio al jugador una semana extra de descanso para pensar su decisión.

Pasados unos días, Ferguson le dijo a Evra: “Lo siento, Patrice. Estoy buscando por todos lados pero no encuentro a otro lateral como tú”. “¡Por supuesto que no! No hay nadie como yo, todos somos diferentes” le contestó Evra.

“Dame la mano y firma otros cuatro años” dijo el escocés. Evra lo hizo y en ese momento, Ferguson le dijo: “Te iba a nombrar capitán, pero ahora le daré la banda de capitán a Nemanja Vidić porque quisiste irte. Sé que en el fondo quieres estar aquí, pero ahora no sé si eres leal al club, por eso haré capitán a otro.”

Evra aceptó. “Cuando muestras señales de querer irte de un club como éste, debes ser castigado y él me castigó quitándome la capitanía”. Al final, su agente también lo convenció de quedarse, aún sacrificando la comisión que se habría llevado por fichar con el Madrid. “Si vas al Madrid” dijo su agente, “serás más rico, pero tu mentalidad, tu actitud, filosofía e identidad están con el Manchester United. Debes quedarte aquí.” Evra estuvo de acuerdo. “Cuando firmé, fui la persona más feliz del mundo.”

Aunque no fue capitán permanente, Evra llevó la banda en algunos juegos. Aquí, curiosamente, ante el Real Madrid.

CARLOS QUEIROZ

No sólo hubo jugadores, en el banquillo también hubo movimientos. El portugués Carlos Queiroz fue uno de los mejores asistentes que tuvo Ferguson. Era inteligente, meticuloso y cercano con los jugadores, en especial con Cristiano Ronaldo, a quien el jugador veía casi como una figura paterna dentro del club. Por todo ello, Ferguson lo veía como su sucesor ideal en el banquillo de Old Trafford.

En 2003, al final de la temporada, Queiroz le dijo “me han ofrecido dirigir al Real Madrid.” “Te voy a decir dos cosas”, respondió Ferguson. “Una, no lo rechaces. Dos, estás dejando un gran club. Tal vez no dures más de un año en el Madrid. Podrías estar en el United toda tu vida”.

“No puedo convencerte de que no te vayas” continuó Ferguson. “Porque si lo hago y dentro de un año el Madrid gana la Copa de Europa, te quedarás pensando ‘yo podría estar ahí’. Pero te lo digo, ese trabajo es una pesadilla.”

Queiroz dirigiendo al Real Madrid.

Queiroz tomó el puesto y a los tres meses quería dejarlo. Como de costumbre, nadie dura en el Real Madrid. Ferguson lo llamó, le dijo que aguantara la temporada completa en España y luego podría volver al Manchester United. El portugués volvió en 2004 y ayudó a Ferguson a reconstruir el equipo que eventualmente ganaría la Champions League en 2008.

————

A pesar de sus constantes roces, siempre hubo respeto entre Sir Alex y el Real Madrid. Cuenta el escocés que tras su retiro, el Real Madrid le envió un precioso obsequio: una réplica de plata de la Fuente de Cibeles, el lugar donde el equipo blanco celebra sus títulos, además de una adorable carta de su presidente Florentino Pérez.

Ambos clubes históricamente han respetado la grandeza del otro y ambos disfrutaron de los futbolistas que vistieron ambas camisetas, lo cual hace de los duelos entre Real Madrid y Manchester United tan especiales.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Interesantes

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

FIFA anunció que el sorteo del Mundial finalmente se realizará el 1 de abril de 2022 durante su congreso. Esa es una noticia importante porque esa fecha puede causar algunos problemas que repasamos ahora. Normalmente, la fase regular de la eliminatoria terminaba en...

Reflexiones sobre Europa: Deseos de nueva temporada

Reflexiones sobre Europa: Deseos de nueva temporada

Con el mercado de fichajes finalizado y sin ninguna sorpresa a la vista, hablemos de lo que pinta para ser una de las temporadas más animadas y poco comunes en los años recientes del fútbol. Europa es sin ninguna duda el epicentro de nuestro deporte, cualquier cosa...

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La selección mexicana comienza su participación en la Copa Oro, donde, además de refrendar el título de hace dos años, hay otra meta: seguir sumando puntos en el Ranking FIFA para poder seguir aspirando a ser cabeza de serie en el Mundial. Al momento de iniciar su...

Los detalles finos del Ranking FIFA

Los detalles finos del Ranking FIFA

Como seguramente habrán ya notado, aquí en Cambio de Juego damos especial seguimiento al Ranking FIFA debido a que es el método con el que FIFA determinará los bombos en el sorteo del Mundial, incluido el de las cabezas de serie. Entre más alto estés en el Ranking,...