El “cuadrado mágico” de Francia
Por Rodrigo Cardoso
25 Sep, 2020

La selección francesa que disputó la Euro de 1984 dirigida por Michel Hidalgo nos regaló uno de los mejores medio campos que se han visto en toda la historia: el “cuadrado mágico”, o Carré magique como se le conoce en francés. Tal nombre se debe al talento y la creatividad que mostraban los cuatro mediocampistas del equipo: Michel Platini, Alain Giresse, Jean Tigana y Luis Fernández.

Después de caer eliminados en primera ronda en el Mundial de 1978 y no haber clasificado a la Euro de 1980, Francia llegó al Mundial de 1982 como uno de los equipos más interesantes del torneo. Llegaron a las semifinales donde cayeron ante Alemania Occidental en un partido lleno de polémica y drama que terminó 1-1 en tiempo regular y que tuvo cuatro goles en el tiempo extra. En la definición por penales, los alemanes se impusieron, pero Francia había dejado una buena impresión.

En aquél torneo, Francia jugó con un 4-3-3 que era raro para la época. Sin embargo, Hidalgo no era un entrenador que se aferrara a una sola idea de juego o táctica en particular, por lo que decidió cambiar el esquema para dar ingreso a otro mediocampista. “En aquélla época el medio campo estaba lleno de jugadores defensivos. El medio campo debe ser constructivo, es donde se debe cuidar el balón y crear oportunidades. Para ello, hay que tener jugadores de buena técnica. ¿Por qué no meter a cuatro?”. Así comenzó la idea del cuadrado mágico, aunque más que un cuadrado, el esquema inicial era más bien un diamante, conformado por Tigana, Giresse, Platini y Bernard Genghini.

El cuadrado que más bien era diamante en 1983.

En febrero de 1984, cuatro meses antes del inicio de la Eurocopa que se jugaría en su propio país, Francia disputó un amistoso en París ante Inglaterra, el cual ganaron Les Bleus por 2-0 con dos goles de Platini. Sin embargo, el resultado no fue lo más importante de ese partido. Ese día, Hidalgo encontró la combinación perfecta y utilizó por primera vez de inicio a Platini, Giresse, Tigana y Fernández, quien le ganó la titularidad a Genghini (que había mostrado bajo nivel recientemente) y rápidamente se convirtió en un jugador importante en el esquema de Hidalgo debido a su aporte defensivo y físico.

De los cuatro mediocampistas, tres -Platini, Fernández y Giresse- cumplían el rol de “10” en sus equipos. Juntar a tres jugadores de esas características es algo que pocas veces se ha visto en la historia del fútbol, pero a pesar de lo inestable que puede sonar un esquema así, se mostraron sólidos.

El cuarteto se entendió rápidamente, pues movían el balón con mucha fluidez y serenidad. “Teníamos una buena conexión, todos sabíamos lo que teníamos que hacer y cómo jugar” recuerda Fernández, quien tenía un gran despliegue físico el cual le permitía jugar de área a área. Tigana también tenía gran capacidad física pero más imaginación para crear juego, mientras que Giresse poseía una técnica impecable. El cuarteto lo complementaba Michel Platini, el mejor jugador del mundo de la época. “Yo no podía jugar como los otros, pero ellos tampoco podían jugar como yo. Todos nos necesitábamos y eso nos hacía un gran equipo”, son las palabras de Fernández para describir la conexión del equipo.

Alineación de Francia en 1984, con el cuadrado mágico en medio campo.

El cuadrado es atípico incluso para los estándares de hoy en día, ya que en el papel no había sin extremos ni centro delantero. Sin embargo, a pesar de lo cerrado que luce el cuadrado, era capaz de ocupar todo el ancho del campo, pues el buen pase largo de todos sus integrantes permitía llegar a zonas profundas del campo.

Tigana y Fernández cumplían funciones de recuperación pero con la capacidad de ir al frente, Platini gozaba de libertad para moverse por todo el campo y convertirse en tercer delantero, mientas que Giresse se adaptaba a los movimientos del resto.

Antes de la Euro, Francia jugó siete amistosos y los ganó todos de forma convincente. El fútbol dinámico del cuadrado mágico contrastaba con lo que se había visto en el inicio de esa década, pues la Euro de 1980 y el Mundial de 1982 fueron ganados por Alemania e Italia respectivamente, ambos con sistemas muy rígidos, y por momentos, aburridos. Francia llegó para ofrecer un fútbol refrescante. La sutileza de ese equipo francés quedaba de manifiesto hasta en el uniforme, uno de los más bonitos en la historia con aquéllas líneas blancas.

El equipo francés de la Euro 1984.

En el primer encuentro del torneo, Francia tuvo un partido más complicado de lo esperado, pero finalmente superó a Dinamarca 1-0 con un gol de Platini en la recta final, en una jugada iniciada por Tigana. A partir de entonces, Platini y todavía Francia se volvieron imparables.

En el segundo partido, aplastaron 5-0 a Bélgica. Fue un partido dominado de inicio a fin por los franceses, como lo demuestran los minutos en los que cayeron los goles: 4, 31, 44, 74 y 89. Todos bien repartidos. ¿Los autores de los goles? Los integrantes del cuadrado mágico: tres de Platini, uno de Giresse y otro más de Fernández.

En el último juego de la primera ronda, ante Yugoslavia, Francia tuvo que venir de atrás, dando cátedra de cómo mantener la calma en situaciones adversas. Tras irse al descanso perdiendo, Francia respondió en el segundo tiempo con tres goles de Platini, dos de los cuales son considerados obras maestras: el segundo se lanzó de palomita y puso el balón al poste más lejano del portero, mientras que el tercero fue un tiro libre que pasó por encima de la barrera y entró por el ángulo.

Platini, Fernández, Tigana y Giresse en la concentración del equipo.

En la semifinal ante Portugal, hubo un protagonista inesperado: el lateral Jean-François Domergue anotó dos goles para Francia, uno en tiempo regular y otro en tiempo extra. A un minuto de irse a penales, apareció quién más si no el héroe francés, Platini, con un gol que le dio a su equipo el pase a la final, la primera en la historia de Francia en un torneo mayor. La jugada la inició Tigana, quien logró colarse entre toda la defensa portuguesa para darle el balón en una posición inmejorable a Platini.

En la final, los galos enfrentaron a España. El primer tiempo fue cerrado y con pocas acciones, pero el juego se destrabó en el segundo tiempo no gracias a una genialidad de algún jugador francés, sino a un error de un español. Platini cobró un tiro libre raso al poste del portero Arconada; éste se recostó para tapar el tiro pero se le fue por debajo del cuerpo.

El error de Arconada en la final.

Con la tranquilidad de estar arriba, Francia dominó el resto del juego y en el último minuto, en un contragolpe, Bruno Bellone anotó el segundo que selló el título para Francia. “El día de gloria ha llegado” dice La Marsellesa y así fue: el 27 de junio de 1984, Francia conquistaba su primer título mayor en gran parte gracias al “cuadrado mágico”, quienes anotaron 11 de los 14 goles que anotó Francia en el torneo.

Francia, dirigido por Michel Hidalgo, conquistó la Euro.

La conjunción que logró el cuadrado mágico fue inmediata. Tan sólo cuatro meses después de haber jugado su primer partido juntos, se coronaron campeones de Europa. Cada uno aportó algo diferente: Tigana tenía pocos reflectores, pero siempre apoyaba al equipo. Era un medio centro bastante completo, pues a pesar de que su principal tarea era la contención, podía generar juego desde la zona baja y así proyectar al resto de sus compañeros. Es considerado uno de los mediocampistas más finos que se ha visto en toda la historia de la Eurocopa.

Por su parte, Fernández era también un todo terreno. Ayudaba a Tigana en las labores defensivas y con su disparo de media distancia se convertía en una opción de gol para el equipo. “Yo no era un prodigio físico, pero sí era inteligente” dice Fernández, lo cual refuerza la idea de cómo cada jugador dependía de otros en ese equipo.

Michel Platini era sin duda el más virtuoso de todos. Había ganado el Balón de Oro en 1983 y en ese torneo confirmó su estatus como mejor jugador del mundo y goleador del equipo. Anotó nueve goles y se hizo presente en el marcador en todos los partidos del torneo, los cuales se mantienen como récords del torneo, y luce muy difícil que alguien pueda superar eso. En un medio campo lleno de jugadores talentosos, Platini destacaba siendo el organizador y el cerebro del equipo.

Sin embargo, eso no habría sido posible sin la ayuda de los antes mencionados, y sobre todo, de Giresse, quien permitía brillar a Platini. Giresse, a quien llamaban “el pequeño motor” debido a su capacidad física y baja estatura, tejía jugadas en espacios reducidos, regateaba, filtraba balones y tenía buen tiro. Era el compañero ideal.

El cuarteto se mantuvo para el Mundial de México 1986, al cual llegaron como uno de los grandes favoritos. En cuartos de final se encontraron con Brasil y en el Estadio Jalisco dieron uno de los mejores partidos en la historia de los Mundiales, pues se enfrentaban los dos mejores medio campos del mundo: por parte de Francia estaba “el cuadrado mágico” y por parte de Brasil, alinearon Falcao, Júnior, Zico y Sócrates. El encuentro terminó 1-1 con goles de Platini y Careca, por lo que los penales fueron necesarios y ahí se impuso Francia.

Francia vs Brasil en México 1986.

Ya en semifinales, Francia se encontró con Alemania Occidental, en una reedición del Mundial anterior. Sin embargo, cayeron 2-0 y eso marcó el fin del cuadrado mágico: Gresse se retiró de la selección ese año, Platini lo hizo al año siguiente y Tigana apenas jugó dos partidos en los siguientes dos años antes de retirarse. Francia sintió mucho su ausencia, pues no lograron clasificar a la Euro del ‘88 ni a los Mundiales del ‘90 y ‘94. Fue hasta 1998 cuando otra gran generación francesa, inspirada por los éxitos del cuadrado mágico y utilizando un uniforme inspirado en el de 1984, conquistó por primera vez la Copa del Mundo, esta vez comandados por Zinédine Zidane.

En total, con el cuadrado mágico en el campo, Francia ganó 14 partidos, empató tres y sólo perdió uno: esa dolorosa semifinal ante Alemania Occidental.

El cuadrado mágico creado por Michel Hidalgo quedará en la memoria como uno de los equipos más finos de todos los tiempos por su reinvención del concepto del medio campo. A pesar de que el cuadrado mágico sólo jugó tres años, fue tiempo suficiente para maravillar al mundo por su brillantez y gran talento individual.

Fuentes: Fútbol Total, Footmercato, Chroniques bleues, Classic football, France Football.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Interesantes

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

FIFA anunció que el sorteo del Mundial finalmente se realizará el 1 de abril de 2022 durante su congreso. Esa es una noticia importante porque esa fecha puede causar algunos problemas que repasamos ahora. Normalmente, la fase regular de la eliminatoria terminaba en...

Reflexiones sobre Europa: Deseos de nueva temporada

Reflexiones sobre Europa: Deseos de nueva temporada

Con el mercado de fichajes finalizado y sin ninguna sorpresa a la vista, hablemos de lo que pinta para ser una de las temporadas más animadas y poco comunes en los años recientes del fútbol. Europa es sin ninguna duda el epicentro de nuestro deporte, cualquier cosa...

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La selección mexicana comienza su participación en la Copa Oro, donde, además de refrendar el título de hace dos años, hay otra meta: seguir sumando puntos en el Ranking FIFA para poder seguir aspirando a ser cabeza de serie en el Mundial. Al momento de iniciar su...

Los detalles finos del Ranking FIFA

Los detalles finos del Ranking FIFA

Como seguramente habrán ya notado, aquí en Cambio de Juego damos especial seguimiento al Ranking FIFA debido a que es el método con el que FIFA determinará los bombos en el sorteo del Mundial, incluido el de las cabezas de serie. Entre más alto estés en el Ranking,...