Reflexiones sobre Europa: Deseos de nueva temporada
Por Rodolfo Malpica
31 Ago, 2021

Con el mercado de fichajes finalizado y sin ninguna sorpresa a la vista, hablemos de lo que pinta para ser una de las temporadas más animadas y poco comunes en los años recientes del fútbol.

Europa es sin ninguna duda el epicentro de nuestro deporte, cualquier cosa que pasa ahí termina haciendo eco hasta en el último rincón del mundo. Haremos de lado lo obvio porque ya todos sabemos lo que pasó, y concentrémonos en lo que va a pasar, porque la temporada 21-22 promete mucho espectáculo dentro y fuera de la cancha.

LaLiga vacía

Tenemos algunos años observando, con más o menos gusto, cómo Barcelona y Real Madrid se comían este deporte conquistando títulos al por mayor y, generalmente, demostrando un nivel deportivo inalcanzable para el resto de los clubes de la élite europea, pero este año las cosas cambiaron, y cambiaron mucho.

Da la impresión de que la vida en Madrid pinta difícil, a pesar de la incorporación de último minuto de Eduardo Camavinga, más por orgullo que por estrategia porque, dada la negativa del PSG de responder a la última oferta de los blancos por Mbappé que ascendía a 220 millones de euros, los blancos le “quitaron” esta joya a los parisinos, aunque en Qatar parece no importar mucho. Con una plantilla mayormente vieja, si no en todos los casos por edad, sí porque se vienen repitiendo sus nombres desde hace algunas temporadas, Madrid no tiene grandes aspiraciones para la temporada que se viene y sigue a la espera de poder dar un golpe duro sobre la mesa y arrebatar al máximo crack francés al PSG de forma gratuita durante el próximo mercado de fichajes veraniego. Siendo muy realistas, la cabeza de Florentino está más cerca de París que de España, y muy lejos de Europa.

Sin embargo, no todo tiene que ser tristeza en “la casa blanca”. Barcelona tampoco tuvo un gran verano y terminaron perdiendo su esencia, su estandarte, su hijo, el futbolista diferente que hacía sentir que todo era posible aunque no quedara ninguna esperanza. Messi ya no juega de blaugrana solo Dios sabe por qué y aunque la afición tiene opiniones divergentes, como barcelonista, puedo garantizar que también existe un sentimiento extraño de desahogo, como si nos hubiéramos quitado un peso de encima e indirectamente se lo hubiera llevado París. Ahora que el club catalán no está obligado a nada, Laporta podría comenzar una reconstrucción con jugadores jóvenes que acompañen nombres como el de Sergiño Dest, Eric García, Ronald Araujo, Frenkie De Jong, Pedri y Ansu Fati. Habrá mucho sufrimiento para los culés partido a partido, pero no por eso se tiene que sufrir también con los resultados.

Alemania para los bávaros

Todos sabemos que jornadas antes del final de temporada Bayern Munich habrá ganado su liga cuando mucho teniendo al Borussia y Leipzig pisándoles los talones. Hablar de la liga alemana es en extremo redudante porque para el Bayern ni siquiera es un reto dobletear y terminar ganando todo a nivel nacional. Sus retos más grandes llegarán cuando empiecen los 8vos de final de la Liga de Campeones porque, incluso en la fase de grupos, Barcelona no le pondrá mucha resistencia (aunque esperamos un milagro).

Quizá el panorama más emocionante de la Bundesliga lo tiene Borussia Dortmund, no porque puedan aspirar a algo, sino porque tienen en sus filas a un jugador joven y talentoso como pocos que llama la atención de prácticamente todos los clubes de Europa. Erling Haaland, su padre y Mino Raiola, su agente, ya coquetearon con los clubes más potentes del mundo en su gira por Barcelona, Madrid e Inglaterra en la que seguramente sostuvieron pláticas interesantes, y cómo no, si estamos hablando de lo que parece ser, al lado de Kylian Mbappé, uno de los máximos referentes de nuestro deporte en los próximos años. El chico querrá venderse al mejor postor, pero nadie va a poner un euro sobre la mesa hasta que se abra la ventana de fichajes, y solo previa demostración del noruego de que vale esos más de 150 millones que se han ofrecido por él.

El único morbo que levanta Leipzig es la posibilidad de ver a un Ilaix Moriba triunfador, haciendo sentir en los cuarteles del Barça que se dejó escapar la oportunidad de tener un auténtico crack mundial formado en cantera.

Vuelve Italia

Extrañábamos el regreso del Milán en Champions, y tener a los tres grandes del Calcio en Europa ya hace sentir que aquellos años donde la incertidumbre reinaba hasta el último minuto empiezan a volver, eso claro, gracias a que Cristiano y Messi han envejecido y parece que la hora de su retiro se acerca.

Juventus y Cristiano hicieron buenos negocios. La “Vieja Señora” del fútbol italiano no podía contener más a Cristiano tras no haber podido arropar al crack con un equipo a la altura de su fútbol. Juventus tenía mejores temporadas cuando no estaba Cristiano, y Cristiano en el Madrid también tenía mejores temporadas que la Juventus. Se acabó su romance con pocos eventos destacables y ahora se asoma por los Alpes una época de frío en Turín.

Si bien el Inter se deshizo de Lukaku, las incorporaciones de Dumfries, Calhanoglu, Correa y Dzeko van a darle un poco de potencia a las aspiraciones de los nerazzurri de repetir como campeones de la Serie A tras quitarle de las manos el “decampeonato” a la Juventus. No parece que el cuadro azul de Milán tenga fondo para competir en Europa, pero no se esperaba mucho de Chelsea y terminaron logrando la hazaña.

Y en el vestidor rojo, la alegría de los que simpatizamos con el AC Milán no puede hacerse a un lado. Ver de nuevo a los rossoneri disputando el campeonato más grande de clubes será un incentivo para estar atentos a lo que puedan lograr en su liga, aunque no será mucho. La pérdida de Donnarumma podría ser una loza muy pesada que Mike Maignan no va a poder cargar, y sin culpa para el de Guyana Francesa porque luego de esa gran Eurocopa que dio el indiscutible titular italiano, figura y heredero del trono de Gianluigi Buffon, con quien curiosamente comparte nombre, ningún portero del mundo está a la altura de sus guantes. Será un gran triunfo si los rojos de Milán repiten en Champions la próxima temporada.

La Premier vuelve a ser primera

Y pues sí, la Premier recupero su lugar como la liga más importante del planeta, aunque no necesariamente tendrán el foco de atención, porque a pesar de las pérdidas de jugadores importantes en LaLiga por parte de sus clubes más importantes, tendremos que esperar para saber si el bajón en verdad va a dejar a la Premier como la liga más atractiva y competitiva.

En el noreste de Londres celebran que se pudo mantener la figura de Harry Kane, pero de qué te sirve tener a un delantero de su tamaño si el resto de la plantilla no es competitiva al nivel de la élite. Prueba de ello es que esa séptima posición en la Premier de la temporada pasada a penas les alcanzó para meterse a la Europa Conference League, que si bien al principio no parecía un torneo atractivo y tendrá muy poca audiencia, algunos equipos distinguibles como Basel y Copenhagen también figuran en la fase de grupos en la que, por cierto, Mourinho se podría ver las caras con su ex equipo, los Spurs, entregándonos el que posiblemente sea el duelo más atractivo y morboso de toda la competición.

Que Arsenal ni siquiera figure en el tercer torneo continental de Europa ya nos habla de que no han estado bien, y las cosas no van a cambiar pronto. A diferencia de la nostalgia que revive al ver al Milán volviendo a Champions, sobre todo por ese cruce que tendrá en fase de grupos, el Arsenal no parece aspirar a gran cosa esta temporada, pero al menos tendrán paz, alejados de las competiciones europeas, para pelear por los puestos altos de la Premier y volver a figurar en las grandes citas de Europa.

Y el milagro del sur de Londres, Chelsea, se reforzó con ganas de demostrar que pueden ir por más cosas que solo la Champions y la FA Cup, y de que pueden, pueden. Thomas Tuchel dirige a un equipo de pocos halagos porque no presumen gran fútbol, pero los resultados ahí están, y su segunda Copa de Europa no se las quita nadie. La llegada de Lukaku fue un movimiento magistral del alemán que terminó por darle a su plantilla otro extra de talento en la punta que seguramente causará miedo tanto en Inglaterra como en Europa. No me quiero adelantar, pero este Chelsea va a ser muy competitivo, no sé si a la altura de los equipos de Guardiola, sobre todo porque para Tuchel será más importante repetir en Champions que hacer la temporada más grande de todos los tiempos, pero hablaremos mucho de los blues al menos hasta el próximo mayo.

Más al norte de Inglaterra también abundan las celebraciones. En Liverpool festejan el regreso de van Dijk, jugador insignia, pieza clave para el desarrollo del fútbol de Klopp, quien se apagó feo durante la mitad de la temporada pasada, pero en el cierre le alcanzó para hacerse con el tercer lugar de la liga y amarrar Champions. Seguramente no hemos visto lo último del estilo de juego de Klopp impreso en los Reds, pero después de un año sin grandes momentos, se habla poco o nada de aquellos laterales, centrocampistas y delanteros que hicieron vibrar Europa con ese fútbol agresivo y espontáneo que seguramente esperan repetir aspirando a regresar a la senda del triunfo.

Y al ladito, en Manchester, también abunda la alegría, aunque sobre todo el compromiso. Los de Guardiola volverán a ir por todo, aunque en esta ocasión se siente que la competencia va a ser más dura. Si Pep quiere dejar huella permanente en Manchester, porque en la Premier ya hizo todos los récords que quiso, tiene que ganar la Champions, y no le vendría mal al español gestionar su plantilla para poder ir por la máxima gloria del continente; aunque, conociéndolo, seguramente a finales de febrero del próximo año estaremos hablando de las posibilidades de ver cumplido el “heptuplete”.

Y en su afán de alejarse del invierno en Turín, Cristiano regresó a Manchester a reclamar su lugar como heredero de la punta del infierno inglés, donde tendrá bajo su mando a un equipo lleno de talento, juventud y experiencia que hace pensar que si bien Messi podría ganar su 7mo Balón de Oro a finales de este año, Quizá el año que viene Cristiano podría estar levantando el sexto. Me gusta mucho la plantilla de Solksjaer, excepto por esa nota átona que significa De Gea; pero el resto de las líneas son cuando menos respetables.

La llegada de Varane proporcionará seguridad, es el compañero que Maguire estaba esperando; y arriba, la incorporación de Sancho y Cristiano Ronaldo no hacen más que llevarnos a pensar que estamos en presencia de un claro contendiente al título de liga y de Champions. Todos los nombres en el United nos resultarán familiares, pero me gustaría destacar que el talento de Shaw, Pogba, Bruno, Rashford, Sancho y Ronaldo podría hacer temblar Europa, y, por si eso fuera poco, aún cuentan con Martial y Greenwood, otro joven talento que dará mucho de hablar durante esta y las siguientes temporadas.

Paris 1

Si fuera aficionado de París estaría temblando. Primero porque habrá fútbol de sobra en la capital francesa; y segundo porque si no ganamos todo vamos a ser la burla del continente y del mundo. Solo hay dos escenarios para los parisinos, la gloria o la humillación. Que su liga la van a ganar caminando no sorprende a nadie, que seguramente con la copa doméstica pasará lo mismo, tampoco… pero, ¿y si no ganan la Champions? El vivo de Messi, Jorge Messi, llevó a su hijo a jugar al Qatar FC con algunas intenciones obvias y otras no tanto. Las obvias son muy claras: ganar la Champions y, por qué no, llevar a su vitrina de títulos individuales un par más de Balones de Oro. Y de que pueden pueden, todo está en que Messi, Lionel Messi, tome las riendas del equipo y haga magia arriba al lado de Neymar y Mbappé, quien ya mostró en el debut de Leo ante Reims que respeta la trayectoria del argentino y le va a dar la pelota cuando pueda y cuando no, eso sin exagerar, espero.

Neymar queda relegado a segundo plano, y quizá destaque por encima del resto de la plantilla aunque, seguramente, los jugadores recién incorporados: Ramos y Donnarumma, también tendrán mucho que decir en esta nueva temporada.

Y a todo esto: la Champions

Vaya agarrones vamos a disfrutar. Messi contra Guardiola en un Grupo A definido en el que París y City solo se van a medir para ponerse a punto.

En el “B”: Atlético vs Liverpool en un duelo que se está volviendo frecuente, y Liverpool vs Milán recordándonos un par de clásicos legendarios en finales de esta misma competición.

El Grupo C nos ofrece duelo de clubes que priorizan la juventud y el desarrollo de una filosofía de fútbol, Borussia y Ajax no deberían tener problemas, pero Sporting podría ser un equipo incómodo.

En el Grupo D repiten, extrañamente, tres de los mismos del Grupo B de la temporada pasada: Madrid, Inter y Shakhtar, más un debutante, Sheriff Tiraspol que ya luce como el sacrificado, pero que seguro ganará algunos fans en el camino.

En el Grupo E nadie presta atención al Dinamo y Benfica porque todos estamos a la expectativa de esos duelos entre Bayern y Barça, pero por como andan las cosas, Benfica, y el mismo Dinamo, le podrían sacar un susto al Barcelona que los deje relegados a la Europa League o, peor aún, fuera de las copas continentales.

Los aficionados del Manchester van a tener pesadillas en el Grupo F cuando revivan su duelo contra Villarreal, todo gracias a que De Gea hizo lo propio en la final de la Europa League del año pasado permitiéndole al “Submarino Amarillo” hacerse con la gloria. Atalanta no va a ser un equipo blandito y los suizos Young Boys van a querer incomodar al menos para llevarse un tercer puesto.

En el Grupo G, el campeón de Francia, Lille, se medirá ante otro club que suele levantar la mano con mucha frecuencia tanto en España y Europa. Sevilla no va a ser pieza fácil para los franceses y, por si fuera poco, Wolfsburgo y Salzburgo también tienen argumentos para avanzar a las eliminatorias directas.

Y, finalmente, el Grupo H, en el que Zenit y Malmo no tendrían por qué ser incómodos para las aspiraciones del campeón, Chelsea, y una Juventus que ahora sin Cristiano tendrá menos presiones.

Deseos de nueva temporada

En poco tiempo, Cristiano y Messi van a dejar de jugar al máximo nivel en el fútbol mundial. Esta temporada, se agradece que hayan llegado a equipos bien armados y que los sabrán arropar para que puedan seguir desarrollando lo máximo de su talento. Si al final de temporada nos topamos con una final de Champions entre estos dos monstruos de nuestro deporte, yo estaré muy agradecido; y si no, que la gane Guardiola.

En Barcelona espero ver reconstrucción, o, como me gusta llamarle: un milagro de La Masía.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Interesantes

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

FIFA anunció que el sorteo del Mundial finalmente se realizará el 1 de abril de 2022 durante su congreso. Esa es una noticia importante porque esa fecha puede causar algunos problemas que repasamos ahora. Normalmente, la fase regular de la eliminatoria terminaba en...

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La selección mexicana comienza su participación en la Copa Oro, donde, además de refrendar el título de hace dos años, hay otra meta: seguir sumando puntos en el Ranking FIFA para poder seguir aspirando a ser cabeza de serie en el Mundial. Al momento de iniciar su...

Los detalles finos del Ranking FIFA

Los detalles finos del Ranking FIFA

Como seguramente habrán ya notado, aquí en Cambio de Juego damos especial seguimiento al Ranking FIFA debido a que es el método con el que FIFA determinará los bombos en el sorteo del Mundial, incluido el de las cabezas de serie. Entre más alto estés en el Ranking,...

Explicado: el Ranking FIFA de junio

Explicado: el Ranking FIFA de junio

Tras una espera de dos meses, volvió el futbol de selecciones. En esta Fecha FIFA hubo partidos de todo tipo: en Europa hubo partidos de preparación para la Euro; en Sudamérica, Asia y Concacaf hubo eliminatorias para el Mundial y también se jugó la fase final de la...