Ésta no es “la peor Alemania de la historia”
Por Rodrigo Cardoso
12 Sep, 2020

La opiniones de esta publicación no representan las de Cambio de Juego.

Es cierto, parece que este texto llega bastante fuera de tiempo, pero no está de más hablar un poco de la actualidad de la selección alemana, a la cual, desde el último Mundial, muchos aficionados y medios en México están empeñados en llamarla “la peor de su historia”. El tema resurge porque hace unos días, Miguel Herrera dijo que Juan Carlos Osorio “no le dejó nada al fútbol mexicano” y quienes coincidían con el entrenador del América decían justamente eso, que México había vencido a la peor Alemania. Sin embargo, una aseveración así no tiene ningún sentido y aquí repasamos algunos argumentos.

De entrada, cuando el sorteo del Mundial puso a México y Alemania en el mismo grupo, muchos inmediatamente recordaron el partido de semifinales de la Copa Confederaciones de unos meses atrás, el cual había ganado Alemania 4-1 con un supuesto “Equipo B”. Pero, ¿era realmente un “Equipo B”? Si bien algunas figuras importantes no estuvieron en ese torneo, el equipo que fue a la Confederaciones incluyó 13 jugadores que un año después fueron convocados al Mundial. Entonces que eso de “Equipo B” tampoco tenía mucho sustento.

A pesar del holgado marcador en esa semifinal, el jugador Joshua Kimmich, así como Spielverlagerung (un medio alemán enfocado al análisis táctico) coincidieron en que buena parte del partido lo dominó México gracias a sus largas posesiones en el medio campo. A pesar de ello, en los meses previos al Mundial, en México se escuchaban infinidad de comentarios del tipo “uuuuuy los suplentes de los suplentes (sic) nos metieron cuatro, en el Mundial los titulares nos van a meter 10”.

Alemania llegó al Mundial de Rusia como uno de los grandes favoritos para levantar el título: era vigente campeón del mundo, había llegado a semifinales en la última Euro, ganó la mencionada Copa Confederaciones y llevaba dos años sin perder un partido oficial. ¿Eso les suena a “la peor Alemania de la historia”?

¿Qué pasó? México venció a Alemania con una ejecución táctica impecable, lo cual dejó a los alemanes al borde de la eliminación a pesar de ser el primer partido. Desde que el Mundial adoptó el formato actual, 73 equipos perdieron su primer partido y sólo siete lograron recuperarse para avanzar a la segunda ronda. Alemania lo sabía y tuvo que jugar a matar o morir sus siguientes dos partidos.

A pesar de vencer dramáticamente a Suecia en su segundo partido, el equipo de Joachim Löw perdió con Corea del Sur con dos goles en los últimos minutos cuando el equipo estaba volcado al frente, y así, por primera vez en su historia, Alemania quedó fuera en la primera ronda. Y de repente, en vez de decir “eliminamos al campeón del mundo”, por alguna razón, en México la narrativa se volvió “le ganamos a la peor Alemania de la historia, así qué chiste”.

Tampoco hay que confundir peras con manzanas. ¿Fue éste el peor resultado de Alemania en un Mundial? Sí, sin duda y eso es algo que no está a discusión. Ser eliminados en primera ronda era algo que nunca les había pasado. ¿Significa que es “el peor equipo alemán de la historia?” Eso es una cosa diferente. Para entender un poco qué sucedió y poner las cosas en contexto, veamos algunos datos del reporte técnico del Mundial publicado por la FIFA, el cual pueden encontrar aquí.

Alemania fue el segundo equipo con mayor posesión y el primero en promedio de pases completados. Estos datos a simple vista pueden ser superficiales, algunos podrán decir “¿de qué sirve tanta posesión y tanto pase? Eso no gana partidos”, y debatiblemente tendrán razón, pero hay datos más específicos. Alemania fue, con bastante diferencia, el equipo que más rivales superó, el segundo que más llegó al último tercio de la cancha y el que más veces entró al área rival.

También dominaron territorialmente a sus rivales y eso se nota en la posición que ocupaban en el campo: su línea defensiva jugó en promedio a 44 metros de su línea de meta, más adelante que cualquier otro.

En la primera ronda, nadie tuvo más centros, remates a gol, tiros al poste y tiros de esquina a favor que Alemania.

¿Cuál fue el problema entonces? Esencialmente es que no estuvieron finos de frente a la portería. ¡Tuvieron 42 remates dentro del área pero sólo metieron dos! Alemania dominó a sus rivales, generó varias oportunidades y llegó hasta la última zona pero ahí fue donde no estuvo certero.

Es aquí donde entra en contexto la calidad individual de sus jugadores. Mientras su defensa y medio campo estaban compuestos por jugadores del Bayern München, Real Madrid, Juventus, Manchester City y PSG, sus tres delanteros nominales -Werner, Reus y Gómez- jugaban en Leipzig, Dortmund y Stuttgart. Ahí hay una importante diferencia de calidad.

¿Y si ésta no es la peor Alemania de la historia, entonces cuál es? Para encontrar selecciones alemanas verdaderamente malas, hay que retroceder a inicios del siglo XXI. Alemania se presentó a la Copa Confederaciones de 1999 solamente para cumplir con el compromiso y francamente vinieron a dar pena. Fueron eliminador en la primera ronda tras ser goleados 4-0 por Brasil y perder 2-0 ante Estados Unidos.

Alemania en la Copa Confederaciones de 1999.

Uno año después, fueron últimos de su grupo en la Euro 2000 sin ganar un solo partido y haber anotado sólo un gol.

Euro 2000.

Luego, tuvieron que pasar por el repechaje para llegar al Mundial del 2002 después de haber quedado segundo lugar en el grupo tras perder como local 1-5 contra Inglaterra.

Claro, aquí alguien podrá argumentar “pero luego llegaron a la final de ese Mundial, ¿cómo puedes decir que eran malos?”. En cualquier torneo de eliminación directa, las posibilidades de cada equipo dependen en parte de la suerte que se tenga en el sorteo y los cruces. Hasta las grandes potencias necesitan suerte cuando están en horas bajas, y Alemania tuvo muchísima suerte porque se le abrió el camino: sus rivales fueron Irlanda, Arabia Saudita y Camerún en la fase de grupos, y luego se encontró a Paraguay en octavos, Estados Unidos en cuartos y Corea del Sur en semifinales. El primer rival de peso que tuvieron fue hasta la final (!) donde se toparon con Brasil y ahí perdieron sin meter las manos. Ahora, entrando en el terreno de los hubiera, esa Alemania tal vez no hubiera llegado tan lejos si Brasil o Inglaterra se hubieran cruzado antes en su camino.

Y para cerrar esa espantosa etapa, en 2004 volvieron a quedarse fuera en la primera ronda de la Euro, otra vez, sin poder ganar un solo partido. ¡No pasaron del 0-0 con Letonia, LE-TO-NIA! Ahí fue el punto de inflexión donde Alemania cambió sus métodos de enseñanza y preparación de entrenadores, el cual años después entregó como resultado un título mundial, uno de Confederaciones y que sus clubes recuperaran el protagonismo a nivel continental.

Y entonces, ¿si en realidad no jugaron tan mal y han habido peores equipos, por qué decimos que la del Mundial 2018 es la peor de la historia de Alemania? Sólo parece haber dos razones.

La primera es más o menos evidente: mucha gente siempre estuvo en contra de Osorio, y aunque no lo quieran admitir abiertamente, menospreciar al equipo alemán fue la excusa perfecta para demeritar el trabajo del entrenador colombiano. Así, sus detractores podían decir “no tiene nada de especial ganarle a un equipo así.”

La segunda razón es que es por puro masoquismo. Por alguna razón muy difícil de entender, los mexicanos siempre demeritamos nuestros propios triunfos. Si le ganamos a Francia en 2010 “es que esa Francia era un desastre”, si le sacamos un punto a Brasil en Brasil 2014 “es que no traían nada”, si le ganamos a Alemania “es que eran los peores de la historia”, y así por los siglos de los siglos.

Y esto de “la peor Alemania” es algo que sólo se escucha en México. En todo este tiempo, nadie en la prensa internacional se ha referido así al equipo de Löw, quien incluso fue ratificado como entrenador de la selección y extendió su contrato hasta 2022. Mientras medios internacionales alabaron la perfecta ejecución táctica y destacaban a México como uno de los equipos más interesantes de ese Mundial por su flexibilidad y gran cantidad de variantes que podría presentar, aquí, como el entrenador caía mal, se nos hizo fácil decir que un triunfo ante el campeón del mundo y favorito a repetir el título no tuvo ningún mérito.

Basado en un hilo de Twitter de Martín del Palacio (@martindelp):

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Interesantes

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

FIFA anunció que el sorteo del Mundial finalmente se realizará el 1 de abril de 2022 durante su congreso. Esa es una noticia importante porque esa fecha puede causar algunos problemas que repasamos ahora. Normalmente, la fase regular de la eliminatoria terminaba en...

Reflexiones sobre Europa: Deseos de nueva temporada

Reflexiones sobre Europa: Deseos de nueva temporada

Con el mercado de fichajes finalizado y sin ninguna sorpresa a la vista, hablemos de lo que pinta para ser una de las temporadas más animadas y poco comunes en los años recientes del fútbol. Europa es sin ninguna duda el epicentro de nuestro deporte, cualquier cosa...

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La selección mexicana comienza su participación en la Copa Oro, donde, además de refrendar el título de hace dos años, hay otra meta: seguir sumando puntos en el Ranking FIFA para poder seguir aspirando a ser cabeza de serie en el Mundial. Al momento de iniciar su...

Los detalles finos del Ranking FIFA

Los detalles finos del Ranking FIFA

Como seguramente habrán ya notado, aquí en Cambio de Juego damos especial seguimiento al Ranking FIFA debido a que es el método con el que FIFA determinará los bombos en el sorteo del Mundial, incluido el de las cabezas de serie. Entre más alto estés en el Ranking,...