El meteórico ascenso de las Leonas Naranjas
Por Rodrigo Cardoso
7 Sep, 2020

Claves en el desarrollo del Fútbol Total y de una gran escuela futbolística, los Países Bajos también fue uno de los primeros países en abrir paso al fútbol femenil en la era moderna. En 1971, Países Bajos y Francia jugaron el primer partido femenil internacional reconocido por la FIFA, el cual terminó con triunfo bleue por 4-0. Un año más tarde, la selección femenil tuvo reconocimiento oficial por parte de la Real Federación Neerlandesa de Fútbol (KNVB, por sus siglas en neerlandés) y para 1973, se creó un torneo nacional amateur que permitía a las mujeres jugar de forma regular. El torneo estaba dividido por regiones, y en su ronda final, los campeones de todas las regiones jugaban todas contra todas para determinar a las campeonas nacionales.

Sin embargo, al ser un torneo amateur, las mejores jugadoras eran captadas por equipos de países que ya contaban con ligas profesionales, principalmente Alemania y Suecia. A pesar de tener un torneo local, la falta de desarrollo y profesionalización pasó factura a la selección nerlandesa: entre 1984 y 2005 se jugaron nueve ediciones de la Euro y cuatro Copas del Mundo, de las cuales no pudieron clasificar a ninguna. Mientras países como Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega competían en los torneos más importantes y acumulaban experiencia aprovechando el boom del fútbol femenil en la década de los 90’s (en 1991 se jugó el primer Mundial y en 1996 se introdujo a los Juegos Olímpicos), los Países Bajos ni siquiera aparecían en el radar.

El problema no era la falta de interés por el fútbol, sino la falta de organización. En 2005, el fútbol ya era el segundo deporte más practicado por las mujeres detrás del hockey y la KNVB tenía cerca de 80,000 jugadoras registradas, número que en Europa era superado solamente por Noruega, Suecia, Dinamarca y países de gran población como Francia, Inglaterra y Alemania.

Aquí es donde aparece el nombre de Vera Pauw, una de las grandes impulsoras del fútbol femenil no sólo en los Países Bajos, sino en varios países alrededor del mundo. Pauw comenzó a jugar a los 13 años con un permiso especial de la KNVB porque la edad mínima era 16. A los 20 debutó en la selección nacional, donde jugó 14 años combinando su tiempo con trabajo con la KNVB, ya que el fútbol femenil aún era amateur. Durante el tiempo que trabajó en la KNVB, se enfocó primero en el desarrollo del fútbol para niñas, y más adelante, en el desarrollo del juego amateur, tanto para hombres como mujeres.

Pauw identificó un problema esencial: las mujeres empezaban a jugar muy tarde (en promedio, a los 15 años) y por eso no desarrollaban al 100% sus capacidades. La razón es la más común: “Los padres seguían viendo al fútbol como un deporte no apto para niñas, por lo que comenzaban a jugar hasta que sus padres ya no podían decidir por ellas”.

Para compensar eso, Pauw consideraba que la mejor manera de acelerar el desarrollo de las futbolistas era crear ligas mixtas que emparejaran el progreso de los jugadores de ambos sexos desde pequeños y así enseñarles a obtener el mejor rendimiento. Así, las ligas de niños se convirtieron en ligas mixtas, y las niñas se desarrollan igual que los niños.

En 2007, Países Bajos estableció un Centro para la mejor educación deportiva (CTO, por sus siglas en neerlandés), financiado por el Comité Olímpico Neerlandés y la Secretaría de salud y bienestar. Este programa ayuda a los mejores talentos deportivos jóvenes del país, proporcionando un centro de excelencia para jugadoras de 13 a 17 años. Las niñas elegidas juegan los campeonatos Sub-15 y Sub-17, entrenan casi todos los días y juegan los fines de semana.

Una de las primera beneficiadas de este proyecto es Jackie Groenen. Ella fue la primera jugadora que jugó con niños a nivel distrito a los 14 años, jugando al más alto nivel de clubes en la liga juvenil, con y contra niños. “En ningún otro país del mundo podría haber hecho eso. Creamos el mejor programa que una jugadora puede soñar: jugar a alto nivel cerca de casa” dice Pauw. Hoy, Groenen juega en el Manchester United.

Tras su retiro como jugadora, Pauw se convirtió en entrenadora de la selección nacional en 2004 y junto con la KNVB y la Universidad de Utrecht, decidieron poner manos a la obra. En 2006 se lanzó el proyecto de formar una liga profesional y al año siguiente obtuvo luz verde. Así, la Eredivisie Vrouwen (“femenil” en neerlandés) se jugó por primera vez en la temporada 2007-2008 con seis equipos, con la intención de expandir hasta tener 10 ó 12 equipos a largo plazo.

La liga tenía como regla que cada equipo estuviera ligado a un club de fútbol varonil. Esto significaba que las jugadoras finalmente podían jugar y entrenar en instalaciones apropiadas de forma diaria. Además, los equipos serían dirigidos por entrenadores designados por la KNVB y en el cuerpo técnico tendría que haber por lo menos una mujer como entrenadora asistente. A cambio, los clubes proporcionarían equipo médico, transporte e instalaciones de entrenamiento.

Fue aquí donde la actual seleccionadora neerlandesa, Sarina Wiegman, inició su carrera como entrenadora trabajando con equipos infantiles, equipos de niñas en torneos masculinos y trabajó con la KNVB con equipos regionales.

En 2007, a Wiegman le ofrecieron entrenar al ADO Ten Haag de manera semi-profesional pero ella les dijo que no. “Si quieren que tome el trabajo, tiene que ser de tiempo completo. Es la única forma.” El club aceptó y la paciencia y el trabajo dieron frutos, pues para 2013, el equipo había ganado un título de liga y dos de copa con Wiegman a la cabeza. Wiegman dejaría el equipo en 2014 para ir a trabajar como asistente en la selección femenil mayor.

Sarina Wiegman, entrenadora neerlandesa.

La Copa del Mundo del 2007 le llegó demasiado pronto al proyecto proyecto neerlandés y no lograron clasificar, pero los primeros frutos de la profesionalización no tardaron demasiado en llegar. A dos años de la creación de la liga, bajo la dirección de Pauw, Países Bajos clasificó por primera vez a la Euro, en la edición 2009 jugada en Finlandia.

En la primera ronda, ganaron dos de los tres partidos y sorprendieron al clasificar a la segunda ronda dejando fuera a Dinamarca, un equipo con vasta experiencia en Mundiales y Euros. En cuartos de final vencieron a Francia en penales y finalmente cayeron en semifinales ante Inglaterra en tiempo extra. “Llegar a semifinales fue un gran éxito” dice Pauw. “La gente empezó a conocernos. Cuando regresamos de Finalndia eramos famosas y muchas jugadoras comenzaron a firmar contratos importantes”. El futuro lucía prometedor.

Países Bajos en la Euro 2009.

A pesar de los buenos resultados, la liga sufrió un duro golpe cuando, a mediados de la temporada 2010-11, Willem II y las campeonas AZ Alkmaar anunciaron que no continuarían la temporada siguiente debido a cuestiones financieras. Otros equipos inicialmente anunciaron que dejarían la liga por la misma razón pero regresaron al conseguir fondos y, tras algo de incertidumbre, finalmente la temporada 2011-12 se llevó a cabo con siete equipos, uno menos que el año anterior.

¿Por qué el paso hacia atrás? “El éxito en Finlandia hizo que gente que nunca se preocupó por nosotras, ahora querían meterse. Yo les dije ‘llevamos años trabajando en esto -es nuestra historia de éxito. Por eso estamos aquí. No lo toquen y mejor ayuden a desarrollarlo más’” dijo Pauw, quien, en vista de la situación, decidió dejar el puesto.

Para poder mantener la liga activa, la Federación Neerlandesa se reunió con la de Bélgica para discutir la idea de formar una liga entre ambos países. Así, durante tres temporadas, los equipos neerlandeses y belgas compitieron en la llamada BeNe League. Sin embargo, a pesar de continuar jugando, este periodo de crisis en la liga nuevamente afectó a la selección: no clasificaron al Mundial 2011 y aunque sí estuvieron en la Euro 2013, fueron eliminadas en la primera ronda sin ganar un solo partido.

El segundo punto de inflexión para el fútbol femenil neerlandés llegó en 2014. La KNVB decidió volver a invertir y relanzar su liga, dando fin al torneo belga-neerlandés al concluir la temporada 2014-2015. Además, el país se postuló como candidato para ser sede de la Euro 2017. Las recompensas de la inversión, nuevamente, llegaron inmediatamente: en ese año Países Bajos se clasificó por primera vez a una Copa del Mundo, Canadá 2015.

En la primera ronda, vencieron a Nueva Zelanda, perdieron con China y lograron obtener un empate frente a las locales. Esto les alcanzó para clasificar como una de las mejores terceras pero en octavos de final cayeron ante Japón, entonces campeonas defensoras y eventuales finalistas de ese torneo. Una actuación bastante decorosa para ser el debut en el mayor escenario.

Lamentablemente para su causa, la pronta eliminación del Mundial les quitó la posibilidad de asistir a los Juegos Olímpicos de Río 2016, el segundo torneo más importante a nivel de selecciones. A diferencia de la categoría masculina, donde el torneo es Sub-23, en la femenil juegan las selecciones mayores; sin embargo, por falta de espacio en el calendario, UEFA no tiene un torneo pre-olímpico para definir a las clasificadas a la cita olímpica. La solución acordada hasta ahora es que los tres equipos que lleguen más lejos en el Mundial clasificarán a los Juegos Olímpicos del siguiente año.

La buena actuación de Las Leonas Naranjas en el Mundial de Canadá tuvo su recompensa, pues muchas jugadoras dieron el salto de calidad y fueron contratadas por los mejores equipos de las ligas más poderosas de Europa: Daniëlle van de Donk, Sari van Veenendaal, Dominique Bloodworth y Vivianne Miedema (máxima anotadora en la historia de la selección) firmaron con el Arsenal, Jill Roord pasó al Bayern München, Lieke Martens fue la primera contratación en la historia del Barcelona, la portera Loes Goeurts fue contratada por el Paris Saint-Germain y Shanice Van de Sanden se unió al Liverpool y luego al Lyon, indiscutiblemente el mejor equipo de Europa. Para mejorar, hay que salir y competir contra las mejores, y en los Países Bajos lo saben bien. Además, sus salidas permiten que las jugadoras que vienen de las divisiones inferiores tengan oportunidad de jugar en primera división, permitiendo el fluyo de jugadoras sin cortar su desarrollo.

Las jugadoras neerlandesas, campeonas con el Arsenal. De izquierda a derecha: Bloodworth, Miedema, Van Veenendaal y Van de Donk.

Tener su propia liga, conseguir su primera clasificación al Mundial y finalmente exportar jugadoras era un paso más en el plan neerlandés: la KNVB pensó que para lograr mayor visibilidad internacional debían atraer los ojos del mundo y como se mencionó, se postularon como sede de la Euro 2017, misma que obtuvieron.

Tener un equipo lleno de jugadoras ya acostumbradas al más alto nivel y además tener la ventaja de la localía sólo podía dar cosas buenas, pero había un problema: no había quien dirigiera el equipo. Arjan van der Laan dejó el puesto seis meses antes del inicio de la Euro y así, la oportunidad se abrió para Sarina Wiegman, quien para ese entonces ya había obtenido la Licencia Pro, la más alta que otorga la UEFA. “La KNVB preguntó que debíamos hacer y les dije ‘creo que es hora de tomar el puesto’”. “No quería mover mucho” dice Wiegman, “pero sí nos enfocamos en aspectos clave como organizarnos al contragolpe, las transiciones ataque-defensa y la organización defensiva”.

Las cosas salieron más que bien. Países Bajos ganó los tres partidos de la primera ronda sobre Noruega, Dinamarca y Bélgica; en cuartos de final venció a Suecia y en semifinales derrotó categóricamente a Inglaterra por 3-0. Ya en la final, se volvió a enfrentar a Dinamarca, a quienes venció con toda superioridad por 4-2. Once años después de crear su liga profesional y apenas en su tercera participación en la Euro, Países Bajos conquistaba Europa, superando en el camino a equipos que apenas unos años antes tenían más recursos y jugadoras a su disposición. La cereza en el pastel fue que Lieke Martens fue nombrada la mejor jugadora del torneo y a finales de ese año, la mejor del mundo.

Países Bajos, campeón de la Euro 2017.

El interés que generó ser sede de la Euro y la participación en el Mundial tuvo consecuencias positivas. Entre 2006 y 2016, el números de jugadoras se duplicó hasta 150,000. En la temporada después del Mundial, el número de jugadoras registradas aumentó 4% con respecto de la temporada anterior, y solamente en los dos meses posteriores a la Euro, aumentó 7%. Además, 70% de las mujeres han declarado estar interesadas en el fútbol y ya para 2017 era el deporte más practicado, dejando atrás al hockey.

Con algún contratiempo, la selección neerlandesa logró clasificar al Mundial del 2019 (quedaron en segundo lugar de su grupo detrás de Noruega y debieron sortear un doble repechaje contra Dinamarca y Suiza) y la historia hasta ahora es conocida: avanzaron a la segunda ronda ganando sus tres partidos de grupo ante Nueva Zelanda, Camerún y Canadá; en octavos de final vencieron a Japón -en una revancha de la eliminación del 2015; en cuartos vencieron a Italia y en semifinales superaron por la mínima a Suecia. El domingo las neerlandesas jugarán el partido de sus vidas al enfrentarse por el título mundial a la gran super potencia de este deporte, Estados Unidos. Dado el rival, nadie reclamará ni será visto como una decepción si pierden. No tiene nada qué perder Países Bajos, pues se ha colocado ya como una de las potencias del fútbol femenil y de paso, se ha clasificado ya a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al terminar como una de las tres mejores europeas en el Mundial.

Gran parte de este cambio de estructura viene de Vera Pauw. “Las nuevas generaciones deben tener una situación mejor que la que yo tuve, por eso trabajamos.”

Además, la KNVB ha seleccionado siete centros de desarrollo para ayudar a la profesionalización de las jugadoras, en un proyecto que es apoyado por varias partes: inversiones, la KNVB, los clubes, autoridades municipales y deportivas.

Una de las claves del desarrollo integral es que no hay distinción entre los procesos de aprendizaje de niños y niñas, pues las categorías infantiles y juveniles son mixtas. Así, los jugadores (niños o niñas) juegan en equipos de acuerdo con su edad y nivel, no de acuerdo con su género. Así, las niñas tienen tres opciones: jugar en torneos de puras niñas, torneos mixtos o incluso en equipos y torneos de niños.

En este ambiente de profesionalización, los resultados del proyecto de desarrollo son ya visibles a nivel mayor, pero a niveles juveniles también están dando resultados: el equipo Sub-19 se ha clasificado a cinco de las últimas seis ediciones de la Euro de la categoría que se juega cada año, de las cuales ganaron el título en 2014. Por su parte, la Sub-17 ha participado en las últimas tres ediciones de su categoría y este año fueron subcampeonas. Además, la KNVB anunció la creación de una selección Sub-23 para permitir a las jugadoras tener más tiempo y espacio de desarrollo, pues consideran que mucho talento puede perderse en el salto de la Sub-19 a la mayor. Pese a todo esto, en los Países Bajos saben que estos son los primeros pasos y que el impacto completo de este programa “se verá en 10 ó 15 años”.

Finalmente, la KNVB espera tener más de 180,000 jugadoras registradas para el próximo año. Con la exposición que su selección está teniendo y los buenos resultados obtenidos, seguramente el número será superado fácilmente. Hay naranja para rato.

Fuentes:
The tactical room: Entrevista a Vera Pauw, por Cecilia Lagos.
The coaches’ voice: “Inside de mouth of a lion”, entrevista con Vera Pauw.
The coaches’ voice: “The chance”, entrevista con Sarina Wiegman.
Wikipedia.
UEFA.
KNVB.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Interesantes

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

El problema de la fecha del sorteo del Mundial

FIFA anunció que el sorteo del Mundial finalmente se realizará el 1 de abril de 2022 durante su congreso. Esa es una noticia importante porque esa fecha puede causar algunos problemas que repasamos ahora. Normalmente, la fase regular de la eliminatoria terminaba en...

Reflexiones sobre Europa: Deseos de nueva temporada

Reflexiones sobre Europa: Deseos de nueva temporada

Con el mercado de fichajes finalizado y sin ninguna sorpresa a la vista, hablemos de lo que pinta para ser una de las temporadas más animadas y poco comunes en los años recientes del fútbol. Europa es sin ninguna duda el epicentro de nuestro deporte, cualquier cosa...

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La importancia de la Copa Oro en el Ranking FIFA

La selección mexicana comienza su participación en la Copa Oro, donde, además de refrendar el título de hace dos años, hay otra meta: seguir sumando puntos en el Ranking FIFA para poder seguir aspirando a ser cabeza de serie en el Mundial. Al momento de iniciar su...

Los detalles finos del Ranking FIFA

Los detalles finos del Ranking FIFA

Como seguramente habrán ya notado, aquí en Cambio de Juego damos especial seguimiento al Ranking FIFA debido a que es el método con el que FIFA determinará los bombos en el sorteo del Mundial, incluido el de las cabezas de serie. Entre más alto estés en el Ranking,...